Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Radares fijos para mejorar la seguridad vial

Votos

(Total de votos recibidos 378)

(Puntuación 3,02)

- Marejada1.jpeg
El índice de siniestrabilidad en Gijón se redujo del 3,02 por ciento al 1,94 por ciento desde el año 2001 a consecuencia de la aplicación de un "plan de choque preventivo" iniciado durante el 2002,
El Ayuntamiento de Gijón ha invertido 250.000 euros en la compra de tres radares fijos para el control de la velocidad de los vehículos, que serán instalados en las calles de la ciudad con el propósito de reducir los accidentes de tráfico Los ocho puntos de control, estarán en: Príncipe de Asturias, para controlar el tráfico que va desde Gijón hacia La Calzada; Juan Carlos I, dos puntos de control para los dos sentidos de circulación, con un punto en el giro desde Príncipe de Asturias hacia El Natahoyo y desde Máximo González hacia arriba; en Sanz Crespo, en el entronque con Carlos Marx; en la carretera de Oviedo; en la carretera Carbonera, frente al antiguo Coral Garden; en la AS-248, en el entronque con la salida a Gloria Fuertes y, el último, en Justo del Castillo, en la trasera de la antigua discoteca Tik. El Ayuntamiento "no tiene afán recaudatorio" con esta operación, sino que le "mueve" la finalidad de "reducir la siniestrabilidad" en el tráfico que "es la primera causa de muerte de menores de 30 años en España". La cantidad de accidentes de circulación ha bajado de 2.329 en el 2001 a 1801 en el 2006 y las víctimas entre heridos y fallecidos ha pasado de 78 a 35 en ese mismo periodo, de acuerdo con el balance realizado por el Área de Seguridad Ciudadana. El exceso de velocidad y la ingesta de bebidas alcohólicas son las principales causas de los accidentes y anunció que la Policía Local reforzará los controles de alcoholemia y del cumplimiento de la circulación a 50 y 30 kilómetros por hora, según las zonas.