Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Un Palacio de Congresos entre árboles (y ardillas)

Votos

(Total de votos recibidos 601)

(Puntuación 2,95)

Palacio de congresos
Diferente, ese es el adjetivo que define al Palacio de Congresos de Gijón. Por muchas razones.
Porque se enclava en la parte más noble del recinto ferial Luis Adaro, lo que multiplica su polivalencia y su capacidad de acoger grandes eventos, grandes congresos. Porque el propio recinto es absolutamente inusual, alejado de las tradicionales recintos constituidos por inmensos pabellones funcionales y cerrados. Pabellones de distintos tamaños (hasta los 5.500 m), con personalidad arquitectónica propia, se abren a las calles de un espacio de 160.000 metros cuadrados, sembrado de zonas ajardinadas y árboles por los que no es infrecuente ver saltar a las ardillas que vienen del gran Parque de Isabel la Católica. Gijón pone a disposición de los organizadores de grandes reuniones, más que un espacio ferial, un campus congresual, una ciudad autónoma en la que realmente se puede seguir y disfrutar el cambio de las estaciones reflejado en sus árboles.
(web: www.camaragijon.com)